sábado, 6 de mayo de 2017

Carta I: Para no depender de nadie

Estimado/a:
Argentina es una gran nación, tiene gran potencial para todo, siempre y cuando, sus hijos, sepan cómo aprovechar sus recursos. Cualquiera que diga lo contrario, puede ahorrarse el tiempo en leer esto.

Hay muchas cosas por hacer, que el gobierno anterior no realizó y este gobierno, parece que tampoco lo hará, por eso escribo esta carta, para que tomemos conciencia y compartamos el mensaje.
Voy a marcar algunos puntos que deben ser prioridad y obligación de cualquier gobierno. Primero es una reforma en el sistema penitenciario. Este sistema busca castigar al delincuente, pero no busca reformarlo, cuando termina de cumplir condena, vuelve a delinquir, a menos que tenga una oportunidad de encontrar algo que lo llene, pero la sociedad busca castigar, porque es más fácil, pero eso es ocultar el problema. Cuando entra un criminal a la cárcel, sale algo peor.

Otro punto es la alimentación. Se dieron cuenta que estamos rodeados de alimento y la humanidad es la única especie estúpida que sale a conseguir dinero primero,  para después conseguir la comida. Esto es estúpido y sin embargo, lo damos por sentado porque crecemos viendo a nuestros pares haciendo esto. Lo peor es que nadie nos regala un manual que nos enseñe a mantener la compleja maquinaria biológica de nuestro cuerpo y las exigencias laborales y/o universitarias hacen que comamos veneno, cómo la leche de vaca, el azúcar, la sal y las harinas, las frituras. Y esto no es todo, la fruta y verdura ya o vienen con la calidad nutritiva de antes. Asique no solo el sistema lucra con un derecho natural de tener acceso a la comida gratis, sino que nos venden productos que deterioran nuestra salud y de ahí se derivan diversas enfermedades relacionadas con la alimentación y no falta el ignorante que, por ejemplo, considera la obesidad como un exceso de comida y acá tiene que ver mucho el metabolismo y las exigencias de la vida. El flaquito no quiere decir que esté sano, puede tener falta de nutrientes y el obeso, baja de peso comiendo y no dejando de comer.

Dentro del sistema educativo, un derecho del pueblo es recibir educación financiera porque esto le dará independencia para obtener ingresos y lograr así una igualdad económica más justa, sin tener que depender de las políticas de un gobierno.
Y el sistema de calificaciones debe cambiar, porque aprobar un examen no significa aprender y se evalúa en base a la perfección, cuando necesitamos cometer errores para aprender a no equivocarnos y cometer errores en un examen es completamente válido, pero es injusto que resten puntos por esos errores.

Otra cosa que hay que cambiar ya, en la sociedad es esa tendencia por depender de un gobierno o del Estado para solucionar asuntos que uno mismo puede solucionar. Un bache en la calle, corresponde al municipio arreglarlo, si el municipio no responde, entonces debe hacerlo, la cuadra, los vecinos y evitar reclamar para entrar al juego de la burocracia y tener que esperar.

Esto es un gran problema, cuantas personas pospones planes, viajes, proyectos, o renuncian a sueños, por esperar a que las cosas mejoren, por esperar a que las cosas cambien, a que la economía menores y quien espera esto, está condenado a morir en vida. La persona que no hace algo por miedo, por no arriesgarse, porque está atrapada en la comodidad de un sueldo, se convierte en una persona habitual, en una persona más. Steve Jobs, era una persona más pero sobresalía como Bill Gates, Thomas Edison, Samuel Morse, porque ellos se arriesgaron y no lo tuvieron fácil.

Otro ejemplo, muchas personas perdieron su empleo, muchas personas piden trabajo y si no lo encuentran, siguen buscando, porque esperan que alguien les dé empleo, pero esas personas en lugar de esperar que alguien les de trabajo, ellos deben crear el empleo y si no saben cómo, entonces deben buscar la información que les permita crear empleo. Si no trabajás porque no encentras trabajo, no es excusa, crearlo vos.

Y si no, no dejen que los dueños de negocios y los empresarios decidan despedirlos, dejarlos sin sueldo, para poder pagarse ellos mismo. Los empleados son la base para que el empresario reciba ingresos, si ustedes pierden sus ingresos, entonces tomen la empresa, tomen la fabrica y negocien, porque el gobierno anterior demostró con creces que si se quiere se puede, si se aplica una política competente, entonces empleados y empleadores recibirán ingresos.

Tengan en cuenta que la crisis es un círculo, si el empleado pierda capacidad de consumo, el empleador que ofrece servicios o productos, no recibe ingresos. En estos casos hay que hace algo distinto a los recortes y despidos, hay que inyectar dinero y emplear más.

Se puede tener un reparto de las ganancias más justo, sí, se puede tener un país industrializado y fuerte económicamente, sí, se puede mejorar los que se empeora, sí, se puede aprender de la historia sí. Entonces si no se hace no es porque no se puede, sino porque no se quiere.

El problema, no sólo de los argentinos, sino también del mundo es que la gente subestima su poder, un poder más grande que el del presidente. Las personas, inteligentes, pueden organizarse, destituir un gobierno o elegirlo, puede dejarse manipular o puede darse a respetar. Son las pequeñas acciones las que generan grandes cambios. Parece existir una red mediática en la sociedad que te hace creer que no tenés poder a no ser que tengas dinero, seas gerente o director de una empresa, en fin.


Hoy, argentina, tiene dos opciones o salir a la calle para evitar perder la dignidad y evitar las consecuencias que el neoliberalismo ya causó en nuestro país y en otras zonas del mundo o dejar que este gobierno haga lo que tenga que hacer, apoyarlo en la destrucción del país. De esta forma, el gobierno se quedará sin dinero más rápido, habrá, mas recortes, la presión de la injusticia social generará tanto malestar que el pueblo marchará contra el gobierno y nuevamente la consigna será: “Que se vayan todos”. En pocas palabras, apoyar al gobierno para generar crisis, una crisis tan grande que genere el cambio de las oportunidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario